Obra nueva VS reforma, he ahí la cuestión!

Bienvenidos a diciembre slowers!

Como veis por el título del post nos resistimos a hablar de la navidad, de las mesas con piñas y piñones, del rojo y el dorado y eso que nos encanta pero es que al final, cuando llegue de verdad, de tanto anunciarla ya no va a tener emoción. Así que por el momento nosotras cerramos los ojos para no ver luces, árboles y demás señales y hoy os hablamos del eterno dilema a la hora de comprar nuestro futuro hogar: obra nueva o piso para reformar.

 
 

Pero no amigos no, ¿os creíais que la decisión iba a ser sencillamente elegir entre estas dos variables? Para daros todos los pros y los contras, nosotras desdoblamos este cara o cruz así:

- Nueva obra

- Piso reformado

- Piso a reformar 

- Piso a reformar con proyecto

Suponemos que antes de empezar ya sabéis cual es nuestra elegida, pero vamos a ser lo más objetivas posible y os vamos a dar unas pautas con los puntos en que fijaros para tomar vuestra propia decisión:

 

OBRA NUEVA

Ay! Las casas nuevas huelen taaan bien (vale, eso no ha sido muy objetivo que digamos).

Pongámonos serias, los factores (externos a cuestiones de diseño y ubicación) decisivos a la hora de comprar una vivienda suelen ser el tiempo y el dinero de los que disponemos.

Cuando compramos obra nueva podemos hacerlo en papeles antes de que la construcción empiece, lo que lleva largos periodos de espera, o comprarla al final de obra de la promoción, en la que pagaremos seguramente un tanto por ciento más pero podremos ver la calidades y no tendremos que esperar. El problema suele ser que en el centro de las ciudades es difícil de encontrar este tipo y los precios suelen ser elevados.

Además en obra nueva nos evitaremos problemas a la larga de instalaciones deterioradas, tejados a arreglar… aunque tenemos que contar que hay un periodo de arreglo de fallos de construcción que deberá pagar la constructora.

El inconveniente que nosotras vemos  a obra nueva es la poca personalización y que seguramente por el precio que pagas por una vivienda así puedes hacerlo a tu medida.

 

PISO REFORMADO

Cuando compramos un piso recién reformado tenemos que tener cuidado, informarnos bien de en qué ha consistido la reforma,  si está ha sido a fondo o si solamente ha tenido un lavado de cara, siempre hay que” mirar detrás de la pintura” y que no nos vendan duros a pesetas.

Para nosotras, esta es la peor de las opciones ya que normalmente el precio de una casa reformada es mayor de lo que te costaría comprarla sin reformar y encargar tú la reforma con la ventaja además de que sería a tu gusto y en función de tus necesidades.

Elegiríamos este caso, cuando una vez comprobado el estado de la reforma, el precio sea el adecuado y no dispongamos de tiempo.

 

PISO A REFORMAR

Antes de nada hay que ver el estado del  edificio, no solo de la vivienda; instalaciones, estructura…debemos preguntar por las ITEs y comprobar que son todas favorables.

Si todo está bien y disponemos de los dos meses que nos puede llevar una reforma integral ¡No te lo pienses, adelante!

Pero… y si queremos ir un paso más allá…

 

REFORMA CON PROYECTO

Cuando te pones en manos de un especialista en proyectos de interiores tu idea puede ganar riqueza ya que te puede aportar una visión más amplia de las opciones que te ofrece la vivienda debido a sus conocimientos. Además te evitas quebraderos de cabeza, ya que la parte técnica y de obra estará supervisada por él, y te evitarás el 'pelearte' con los oficios.

Tenemos la concepción de que contratar a un diseñador nos va a salir más caro contratar a un reformista,  pero no siempre es así, ya que existen descuentos en el 80% de las empresas y tiendas de mobiliario para profesionales del interiorismo.

 

RESUMIENDO QUE ES GERUNDIO…

Para decidir ten en cuenta el tiempo y el dinero del que dispones y cuáles son tus prioridades. Baraja todas las posibilidades y arguméntalas por escrito con pros y contras antes de descartar ninguna.

Si decides obra nueva o piso reformado lánzate a la caza y captura!

Si finalmente la decisión es reformar tú mismo ten en cuenta:

-Revisar el estado del edificio antes de comprar.

-Pedir las licencias necesarias.

-Hacer un plan del dinero de que dispones y donde está mejor invertido teniendo en cuenta un porcentaje para imprevistos.

-Hacer un diseño teniendo en cuenta tus necesidades actuales y como pueden variar con el tiempo.

-Hacer un planning de plazos y proveedores.

-Comprar 3 kilos de paciencia.

-Disfrutar de una casa hecha y pensada por y para ti.

 

Por último si decides reformar con proyecto de interiores, llama a emmme studio! ;) 

Vosotros que preferís, ¿obra nueva o piso a reformar? ¿qué experiencias habéis tenido en reformas en vuestras viviendas?

Buen comienzo de mes amigos!

el equipo emmme