El baño de Estela, su espacio para relajarse

Este septiembre amigos ha empezado fuerte, y llevamos tres semanas de “aúpa y no te menees”.

Aquí las escribanas llevan 5 días intentando sacar un huequito para preparar esta entrada del blog. Suponemos que cualquier otro en nuestro lugar, hubiera hecho un post maravilloso lleno de fotos pinterest con tres líneas de texto y arreando que es gerundio.

Pero cuando empezamos este blog nos prometimos que intentaríamos que todos los contenidos fueran de calidad, mimar lo que os contamos y hacerlo con ilusión y eso amigosnuestros, lleva su tiempo.

Hasta hoy nos agobiábamos con fechas de publicación, tema concreto etc etc, pero como bien  decimos, eso era hasta hoy. Vamos a dar un pasito más en nuestra lucha por una vida más slow  (aún a riesgo de que el amo don gooogle nos penalice) porque nos hemos dado cuenta de que… a vosotros que más os da leernos un lunes que un viernes mientas que lo que os contemos sea interesante (de verdad que hacemos lo que podemos para ello).

Hoy además, os vamos a hablar de un proyecto del que nos hemos encargado del diseño pero no de la obra ya que no es en Madrid.

Conocimos a Estela en los talleres de diseño slow que el año pasado, dentro del programa de muestra ciudad, dimos en el coworking de nuestras amigas de bocanada creativa ( y que este año seguramente repetiremos junto con alguna sorpresa más).

Casi un año después Estela nos llamó .Tenía UN baño en su casa que quería convertir en SU baño. Había hablado con varios profesionales, todos le daban muchas ideas pero no escuchaban las suyas. Después de una tarde con ella, teníamos muy claro que era lo que necesitaba.

Os tenemos acostumbrados a que normalmente os enseñamos los antes y los después, pero en este caso como aún el después no está terminado os vamos a enseñar el antes y los planos de la solución a la que llegamos trabajando en equipo aplicando la metodología slow que hemos desarrollado y que tantas alegrías nos da y tan diferente hace el trabajar con nosotras (modestia a parte).

Estela quería un baño en el que poder disfrutar de una buena ducha, en el que estar cómoda y en el que estuviese la lavadora pero que no se notase.

Como podéis ver el baño estaba obsoleto y Estela no lo utilizaba.

 
 

La solución que buscamos fue un baño en el que la madera, los colores agua y la iluminación transmitieran esa sensación de paz y armonía que hiciese de la vista al baño casi casi una "experiencia religiosa"

Después de los talleres y del estudio profundo llegamos a dos opciones. La primera manteniendo las tomas de agua actuales, y la segunda cambiando la distribución de los sanitarios para optimizar el espacio existente.

Con respecto a acabados y materiales, la madera y su calidez estaban presentes  en todas las propuestas, pero también teníamos dos ideas de cerámicos diferentes que se adaptaban a lo que Estela estaba buscando,al final decidirse fue cuestión de gustos.

Lo más importante en este baño fue la idea de proyecto. Se ocultó de la vista en un mobiliario gris todo aquello que pudiera interferir en la creación de esa sensación de paz, un mueble que escondía la lavadora y otro debajo del lavabo para todas las cosas del baño. Se jugó con baldas de madera horizontales que iban creando diferentes planos; la encimera del lavabo, las estanterías de los espejos, las tapa del mueble de la lavadora...Se consiguió una gran ducha un banco también en madera donde relajarse.

La iluminación tiene un papel primordial en este espacio llegando a haber hasta  tres tipos diferenciados en 5 m2 pero es que señores y señoras la luz sin ser nada, lo es todo. Dos bombillas colgantes en la zona del espejo para peinarse, maquillarse, verse guapa guapa y al detalle, una iluminación general de downlight  y  una serie de iluminación con tiras de led colocada en las baldas para una iluminación ambiente y relajada a la hora de la ducha.

 
 

Cuando terminamos, a Estela le dimos un dossier con todos los planos de albañilería,  saneamiento, electricidad y mobiliario a medida así como todas las fichas con referencias modelos, tiendas...de mobiliario e iluminación para que pudiera llevar a cabo la obra con sus reformistas y comprar todo lo que está definido en el proyecto.

Ahora sólo nos queda esperar a verlo hecho realidad y a que Estela pueda empezar a disfrutar de SU baño.

Os dejamos con la intriga, pero no os preocupéis que en cuanto esté terminado os enseñaremos fotos.

Y a ti Estela, muchas gracias Estela por confiar en nosotras, nos ha encantado trabajar contigo. Ha sido un placer poder compartir este proceso con alguien tan slow como tú. Gracias de corazón.

Que tengáis un gran finde slow, y ya sabéis, en vuestras manos está dejar de tener UNA casa para tener VUESTRA casa ;) 

El equipo de emmme studio