Creencias y dudas ante una reforma inminente - episodio 3

¡Hola chicuelos/as! Como os prometimos, vamos a acabar la trilogía con las cuestiones propias de  ponerse manos a la obra (nunca mejor dicho), ahí van:

CREENCIAS Y DUDAS SOBRE  LA EJECUCIÓN

DUDA: ¿Y si me meto en una reforma y el presupuesto inicial se duplica?

 
fuente emmme studio

fuente emmme studio

 

Esta es la mayor preocupación (junto a los plazos) a la hora de reformar.

Vamos a meternos en la piel de una persona  ajena al mundo de la construcción que va a reformar su casa. ¿Cuáles serían los pasos a seguir para que esto no pase?

1. Hacer números: Antes de empezar una reforma tenemos que tener claro de cuánto dinero disponemos y ser realistas.

2. Tener claro qué queréis a la hora del proyecto; la distribución, las instalaciones, los materiales…para que a la hora de pedir presupuestos quede claro qué se está presupuestando.

3.Informaros de las licencias que necesitáis, plazos para conseguirlas  y qué dinero tenéis que pagar por ellas.

El punto 2 y el 3 podéis hacerlo vosotros mismos o encargárselo a un profesional. En el tema de las licencias, dependiendo de la actuación, podéis necesitar a un técnico que la vise.

Ese mismo profesional os puede hacer un listado con las partidas para que la obra quede como queréis.

4. A partir de ahí pedir presupuestos. Nosotras recomendamos al menos pedir tres para comparar. Sospechad si os dan duros a pesetas. 

En el mundo de las reformas pasa como con los coches, tenéis que ser consecuentes con lo que contratáis. No le puedes exigir lo mismo a un Seat que a un Porsche, ni en calidad ni en acabados, porque el precio que tú has pagado  no es el mismo.

Comprobad dos cosas:

A.      Que os presupuestan  lo que realmente necesitáis, ni de más ni de menos, nos referimos a  que no os pasen cosas tales como las que hemos visto; un presupuesto de electricidad de un piso de 80m2 con 20 puntos de luz. ¡Piiiiii, error! a no ser que vuestra casa esté llena de regletas por los suelos y viváis en penumbras, las cuentas no salen.

B.     Que el precio, si luego incluis algo nuevo, sea proporcional al que os han dado al principio.

Muchas empresas juegan a no incluir cosas para que les acepten el presupuesto, y por eso luego sube el precio de la obra.  Pero es cierto que algo muy importante es contar siempre con una partida de imprevistos, hay muchas cosas que a primera vista no se ven y los problemas siempre están ahí, acechando. Contad con que, al final, siempre suele haber una desviación en torno al 10-15% del presupuesto de comienzo de obra.

DUDA:¿Cuánto va a tardar?

Tienes que tener en cuenta dos grandes bloques:

- El tiempo de concesión de licencias.  Esto no depende de la empresa que se encargue de la obra, ni de quien realice la licencia sino del tipo de licencia, si hay algún requerimiento posterior  y de los plazos que maneje el ayuntamiento.

- El tiempo real de obra. Este podéis acordarlo con la empresa y firmar por contrato las condiciones. También os decimos que las prisas no son buenas consejeras y acaban pagándose por un lado o por otro. Acordad un tiempo justo.

DUDA: ¿Realmente hace falta reforma? ¿Y si te dicen que hay que cambiar algo que realmente no  hace falta o te dan gato por liebre en lo materiales?

En este caso o confías en la buena fe de quien te haga la reforma o puedes contratar a un profesional externo que lo supervise y cuyos honorarios sean independientes de los de la obra.

DUDA: Quiero hacer algo, pero no sé cómo ni si se podrá hacer.

Por lo general todo se puede hacer, otra cosa es que podamos asumir el coste. Pregunta a dos o tres personas diferentes antes de lanzarte a la aventura y ten claro lo que te va a costar.

DUDA: ¿Por qué contratar a alguien que se encargue de supervisar la obra si lo puedo hacer yo?

Una obra consume una cantidad enorme de tiempo  y paciencia en gestión del personal, control de plazos y resolución de imprevistos.  Si dispones de las dos cosas adelante. Además algunos de estos imprevistos  no son fáciles de resolver y puedes necesitar la ayuda de un profesional.

Tener a alguien de confianza que se te encargue de todo puede hacer la obra mucho más llevadera. Ahora bien, si no vas a confiar en la persona que supervisa tu obra, mejor que te encargues tú. Porque el trabajo será doble.

DUDA: ¿Una reforma tiene garantía?

La Ley no fija un período de garantía expreso para las reformas así que habrá que atenerse a la duración que la empresa o profesional señale. Eso sí, la garantía por los materiales utilizados será de 2 años.

Esperamos que os haya servido de ayuda para aclarar un poco las ideas, y que os sea un pelín más fácil adentraros en este complicado pero divertido mundo.

Y ahora cuña publicitaria ;) Ya sabéis donde encontrarnos si necesitáis de nuestros servicios. No os lo penséis, por preguntar no se pierde nada :)

El equipo  de emmme studio