la oficina de emmme studio

Y, como no es lo mismo vivirlo que contarlo, hemos aplicado toda la teoría del concepto Slow Homeoffice a nuestro nuevo estudio, convirtiéndolo en un living lab .

Para ello hemos contado con la ayuda de IKEA, que nos ha facilitado sus productos versátiles y con un diseñado estupendo que se adaptan a cualquier circunstancia con una pizca de imaginación. También hemos contado con la colaboración de Tarkett y Bruguer.