La cocina de Ana y Paul

Paul y Ana se definen como una pareja tranquila y un poquito indecisos.

Les gusta salir con sus amigos, viajar y conocer sitios nuevos.

Necesitaban a alguien que les aconsejara qué hacer con su pequeñita cocina. Tenían dudas estructurales y querían saber si era posible y si de verdad  compensaba tirar un muro de carga.

Con sus ideas y sus necesidades les aconsejamos la mejor manera de invertir su presupuesto para conseguir un equilibrio.

El resultado fue una cocina totalmente optimizada, diseñada al milímetro con todo lo necesario pero en el menor espacio físico posible que conseguimos duplicar visualmente  a través de espejos.