La vida slow, la vida mejor: slow food

¡Hola amigos!

El mes pasado abrimos esta nueva sección de blog en la que contaros cosas sobre el movimiento slow, este mes vamos a hablaros del sector en el que surgió esta corriente; la alimentación.

 
emmme studio

emmme studio

 

El movimiento slow aparece en Italia en 1986 de la mano de Carlo Petrini periodista que alza la voz en contra de  la apertura de un restaurante de comida rápida,  un Mc Donalds para ser más exactos,  en la Plaza de España de Roma. Surge como acción en contra de la proliferación de la cultura del fast food procedente de los Estados Unidos y es el eje principal que da pie al movimiento Slow.

Pero... ¿qué es eso de slow food o comida lenta?

Hay mucho escrito sobre esto pero  así ,en tres puntitos sería:

1. Los alimentos

Que la base de nuestra alimentación sean ingredientes cultivados o/y obtenidos de forma respetuosa con el medio ambiente, de producción local, autóctonos y de temporada. El slow food habla de respetar los sabores de la tierra, la diversidad de cultivos y materias primas, en vez de ir hacia la estandarización que busca la gran industria alimenticia.

 
emmme studio

emmme studio

 

2. La forma de elaboración

Procesos tradicionales, dedicándole a la cocina el tiempo que se merece, mmmm esas lentejas de la abuela, ese gazpachito de verano... que se quite cualquier hamburguesa plastificada del medio!

 
emmme studio

emmme studio

 

3. La forma de consumo

Además la comida lenta no es solo el hecho de cuáles son los productos o cuál es su método de elaboración, sino de la forma en que los consumimos. Es decir, darnos tiempo para comer, elegir un buen lugar (si puede ser con luz natural mejor), una buena compañía con la que hacer sobremesa (aunque solo sean 5 minutos), disfrutar de ese momento en vez de sentirlo como una pérdida de tiempo y es que... ¡el comer es un placer!

 
emmme studio

emmme studio

 

Todo queda resumido en este refrán que nos viene al pelo: "tranquilidad y buenos alimentos" .

Para estas 4 nuevas semanas, no os vamos a pedir que os vayáis a vivir a una granja y os paséis la mañana en la cocina con el puchero (que no estaría mal). El #retoslow #slowfood va a consistir en que al menos 4 veces por semana disfrutéis de lo que vosotros consideréis una comida lenta, ya sea por los alimentos, su proceso de elaboración, la forma de consumo... y claro! que lo compartáis con nosotras en las RRSS!

 
 

Aquí os dejamos la web oficial de slow food y la española.

¿Conocéis algún restaurante slow?

¡Esperamos que disfrutéis de comer de esta vieja - nueva forma!

PD: Que haya terminado el mes no quiere decir que tengáis que dejar de lado el reto de buscar un #momentoslow, que ya os estamos viendo... Esperamos que hayáis creado el hábito! Nosotras ya no podemos vivir sin nuestro ratito de desconexión del día ;)

 

El equipo emmme